Hoyt Wilhelm
Noticias MLB

Un relevista que tiró un No-hit No-run

La historia de Hoyt Wilhelm

Una de las principales armas del béisbol que se juega en la actualidad, es el uso de los relevistas. Un tipo que viene fresco desde el bullpen y que, independientemente de su actuación, se mantiene por poco tiempo en el juego.

Son pocos los relevistas que han alcanzado el máximo reconocimiento personal (en mi opinión) que se puede obtener en el mundo de las Grandes Ligas, entrar al Salón de la Fama.

Salón de la Fama
Salón de la Fama

Como todos saben, tocar el olimpo de Cooperstown es un placer reservado para aquellos valientes del béisbol que nunca (o casi nunca) tuvieron una mancha en el expediente.

En el caso de los Lanzadores Relevistas, son bien pocos los que han tenido la suerte de entrar al Hall of Fame, los puedo contar con los dedos de mis manos, solo ocho han sido los afortunados.

Relevistas exaltados al Salón de la Fama:

  • 1985 – Hoyt Wilhelm
  • 1992 – Rollie Fingers
  • 2004 – Dennis Eckersley
  • 2006 – Bruce Sutter
  • 2008 – Rich «Goose» Gossage
  • 2018 – Trevor Hoffmann
  • 2019 – Lee Smith
  • 2019 – Mariano Rivera

Hoy te traigo la historia del primer pitcher que, en funciones de relevo, logró por méritos propios convertirse en un inmortal del béisbol y para que veas que agradezco tu lectura, te adelanto que su camino hacia el Hall of Fame no fue nada fácil, debutó a los 29 años en la MLB y no tenía una recta de poder.

¡Acompáñame!

Hoyt Wilhelm (1922-2002) fue uno de los once hijos de dos granjeros pobres que residían en Huntersville, un poblado de la Carolina que está más al Norte.

Sus primeras acciones en el deporte llegaron cuando Hoyt cursaba la escuela secundaria en Cornelius, una pequeña pero preciosa ciudad que este servidor, tuvo la oportunidad de visitar.

Desde un comienzo, Hoyt se dio cuenta de que los atributos de su recta o de su curva, no le iban a llevar a ninguna parte, fue cuando se puso a leer y practicar (con una pelota de tenis) un nuevo lanzamiento.

Basado en el poco material que tenía para la época, empezó a estudiar acerca del pitcher Dutch Leonard y cómo su éxito había dependido de un solo lanzamiento, la knuckleball.

La knuckleball o bola de nudillos, ese lanzamiento del demonio que parece una bola inerte y de momento, rompe en cualquier dirección posible.

knuckleball
R.A Dickey y una knuckleball

“Trying to eat Jello with chopsticks, you still hungry”

«Es como tratar de comer gelatina con palitos chinos, siempre te quedas con hambre» — Bobby Murcer acerca de la Knuckleball de Phill Nierko.

Así fue como en 1942, Hoyt Wilhelm perfeccionó su knuckleball y encontró trabajo como lanzador profesional en el equipo de Mooresville Moors, participantes del torneo estatal en la Clase-D de North Carolina.

No eran las Grandes Ligas, pero había comenzado su carrera como profesional, todo marchaba bien, hasta que producto al momento en que estaba atravesando su país (y el mundo), fue llamado a cumplir su tiempo de Servicio Militar y tuvo que dejar el guante y la pelota para agarrar el casco y el fusil.

Fue a parar al teatro de operaciones europeo y casi pierde la vida antes de iniciar su carrera en Grandes Ligas.

Se defendió del poderoso ataque alemán, cuando en 1944, Hitler decidiera recuperar el frente occidental y lanzara la Ofensiva de la Ardenas.

Hoyt quedó herido en el curso de la batalla, fue alcanzado por un intensivo de la artillería alemana y esto le valió para obtener la medalla del ejército norteamericano, el Corazón Púrpura, cabe destacar, que también le valió un pedazo de metralla en su cuerpo, metralla que lo acompañaría hasta su entierro.

Regresó a Mooresville en 1946, con el grado de sargento y se reincorporó al béisbol obteniendo 41 victorias en dos temporadas, se ganó el sobrenombre de “Old Sarge” y su actuación no pasó desapercibida.

En noviembre de 1947 fue elegido por los Gigantes de New York y se mantuvo deambulando por el sistema de Ligas Menores durante 5 años.

Hoyt Wilhelm
Hoyt Wilhelm con los Gigantes de New York

Llamado a Grandes Ligas – 1952

A pesar de que Wilhelm fue utilizado en Las Menores como abridor, recibió el llamado para Las Mayores en un nuevo rol de relevista y en su temporada debut (no olvidar que tenía 29 años) participó en 71 juegos con una efectividad de 2.43, adjudicándose victoria en 15 juegos y cediendo la derrota a su nombre en solo 3 ocasiones. A que es impresionante.

De acá podemos sacar una buena anécdota, en abril de ese año, en un partido que enfrentó a los Boston Braves y los New York Giants en el mítico Polo Grounds.

Wilhelm salió a relevar a su compañero Roger Bowman en el 2do inning.

En la 4ta entrada, empuñaba como 9no madero y se paró en el cajón de bateo a pelear con el recién ingresado Dick Hoover.

Un primer turno al bate que quedaría para la historia. Hoyt Wilhelm conectaría su primer cuadrangular en Grandes Ligas, empujando dos carreras y ampliando la ventaja de su equipo a tres anotaciones.

¿Qué es lo curioso?

Wilhelm tendría 492 apariciones en el plato, pero jamás lograría conectar otro jonrón.

En el 54 su equipo clasificó a los playoffs, siendo esta la única post temporada que fuera parte de la carrera de Wilhelm y como en cualquier buena historia de Hollywood, su equipo se coronó campeón.

Lanzó en par de ocasiones en la Serie Mundial sin recibir anotaciones obteniendo el anillo dado que su escuadra barrió al equipo rival (Indians) en cuatro juegos.

Pasarían unos años en los que las crónicas de la MLB conocerían a uno de los mejores relevistas, pero y si te digo que Hoyt Wilhelm lanzó uno de los 300 y tantos no-hit no-run que reflejan los libros de anotación, ¿Me creerías? ¿No que él tío era relevista?

Wilhelm arribó a los Orioles de Baltimore tras una corta estadía en los equipos de San Luis y Cleveland. A su llegada le comunicaron que iba a ser utilizado en el rol de abridor, a lo cual el “Old Sarge” respondió de manera positiva.

Hoyt Wilhelm
Hoyt Wilhelm y su knuckleball

En 1958, el 20 de septiembre para ser más exacto, los O’s de Baltimore enfrentaban a los poderosos Yankees de New York (a la postre campeones de ese año) con Hoyt Wilhelm en la lomita.

El juego acabó con victoria por la mínima para los de Maryland, los Yankees se encontraron con la mejor versión de Wilhelm que lanzó una poesía hermética de 9 entradas. Fue el primer No-No de la Organización.

Es decir, entras a Cooperstown como relevista, sin embargo, presumes de un No hit No run en tu placa y en contra de nada más y nada menos que los Yankees de New York, una de las franquicias más grandes de la historia de la MLB, me quedo atónito.

Wilhelm ganaría el título de efectividad ese año, lanzando para 2.19 en 32 apariciones, 27 como abridor y 5 como relevista.

Aunque las cosas marchaban muy bien para el derecho, en su Organización vivían preocupados por el aumento incontrolado de los Passed Ball de sus receptores, incluso llegaron a establecer el record de mayor cantidad de Passed Ball en una temporada con 49, marca que perduraría por 28 años hasta que aquel equipo de los Rangers del 87 la destrozara con las 73 pifias de sus receptores.

El caso es que lo impredecible de la knuckleball de Wilhelm, volvía loco al pobre receptor de turno.

“Heaven is a place where no one throws a knuckleball”

“El paraíso es un lugar donde nadie lanza knuckleball” – Receptor de Orioles, Gus Triandos.

Tras la idea de Paul Richards, manager del equipo, los máscaras de los Orioles comenzaron a utilizar unas mascotas más grandes con tal de fildear los envíos de Old Sarge.

Luego por regla, se cambió la medida del guante de los receptores a 38 pulgadas. Así de famosa era esa knuckleball.

Vinieron los sesentas, la Era del Pitcher o Dead Ball 2*, época bien conocida por el amplio dominio del picheo, fíjense si era así, que Carl Yasztremski ganó el título de bateo del 68 promediando .301, la más baja del béisbol moderno.

Cierto que el tipo de pelota favorecía a los serpentineros, de igual manera Wilhelm fue el mejor relevista, con cinco temporadas consecutivas (1964-1968) lanzando por debajo de 2.00 con los Patiblancos de Chicago.

Hoyt Wilhelm
Sus mejores números son con Chicago

El retiro llegó en el 72, tras 21 años de carrera Wilhelm había participado en 1070 juegos (record para ese momento) siendo el primer relevista en sobrepasar los 200 juegos salvados.

Hay dos cosas que quiero poner en la mesa en caso de que se hayan olvidado.

Wilhelm debutó a la edad de 29 años, con esto quiero decir que todo lo expuesto anteriormente, fue realizado por un hombre que se retiró a los 49 años de edad, faltando solo 16 días para celebrar la mitad de siglo.

Hoyt Wilhelm
49 años y lanzando para los Dodgers

Si bien la knuckleball no es de los lanzamientos más exigentes, los compañeros de Hoyt afirmaban que era un hombre que se cuidaba mucho y que su longevidad no era casualidad.

La segunda

El metal en su cuerpo producto a su paso por la guerra, le provocaba dolores principalmente en tiempos de offseason, esto nos lleva a pensar que un “viejo” cuarentón, veterano de guerra y adolorido fue capaz de poner los siguientes números:

W L ERA G GS CG SHO SV IP SO ERA+ FIP WHIP H9 HR9
143 122 2.52 1070 52 20 5 228 2254.1 1610 147 3.06 1.125 7 0.6

Tras su retiro, Old Sarge continuó vinculado al béisbol, fue manager de equipos en Ligas Menores, aunque se le recuerda por ser coach de picheo en la organización de los Yankees durante 22 años.

En varias ocasiones Wilhelm comentó que no enseñaba a tirar la bola de nudillos, pues eso es algo con lo que se nace y no se puede aprender.

Le llegó el 27 a esta historia que espero la hayas disfrutado tanto como yo, todo un ace Hoyt Wilhelm.

*Dead Ball 2: Se le conoce como la segunda parte de la Era de la Pelota Muerta, siendo la primera de 1901-1920.

Si ya llegaste hasta aquí, búscame en Twitter que tengo más contenido de béisbol:

Twitter: @EraseUnRuso

También sigue los Hashtags #RapidasMLB y #LaKroquetaMLB para que te enteres de las estadísticas más interesantes de la MLB.
Datos tomados de www.fangraphs.com y www.baseball-reference.com.

No pierdas la oportunidad de suscribirte a ESPN+ a través de nuestra página y comienza a disfrutar de todos los deportes a toda hora y por un precio mas barato que un almuerzo, sigue el enlace :

ESPN+ Free Trial!
Advertisement

¿Quieres saber mas sobre las ultimas noticias del mundo del Béisbol?

Para entrevistas y todo lo relacionado con los Yankees, siga nuestro podcast:
La Semana de los Bombarderos

Si aún no se ha suscrito a nuestro blog lo puede hacer aquí:
Suscríbete al blog por correo electrónico

También lo invitamos a seguirnos en las redes sociales:

Facebook: @conlasbasesllenas

Twitter: @conlasbasesfull

Instagram: @conlasbasesllenas

Lo invitamos a divertirse y hablar de béisbol en nuestro

Podcast «Con Las Bases Llenas», no se lo pueden perder!

Y por último seguir nuestro programa de Youtube:
Que pasa MLB

Imágenes utilizadas son autorizadas a reutilizar de manera comercial.

David Milanes
En la vida no hay nada mejor que un café por la mañana y un 643 en la azotea de la novena.
https://conlasbasesllenas.com/

Queremos saber tu comentario