Béisbol del Ayer Noticias MLB Phillies de Philadelphia Rojos de Cincinnati

Trampa IV: Pete Rose y su afición

“Caminaría a través del infierno con un traje hecho de gasolina para jugar béisbol”

La frase se le atribuye a Pete Rose, a quien se le puede acusar de cualquier cosa menos de no jugar con intensidad y en pro de su equipo, un tipo de esos que en el ámbito de los pronósticos llamamos “Money Player”, por ser el jugador que da el mayor chance de ganar a un equipo.

Pete Rose jugaba cada lance como si fuera el ultimo, foto anónimo.

Trabajador

Pete Rose no fue considerado un prospecto de alto impacto, fue su trabajo arduo antes de firmar un contrato de Ligas Menores durante y luego en su carrera de Grandes Ligas lo que lo convirtió en uno de los mejores bateadores de promedio y ostentar un récord que parece irrompible 4256 batazos de hit de por vida.

Pete Rose se confiesa

En su libro (Mi cárcel sin barrotes), Rose habla de sus inicios, siendo un muchacho pobre de Sedamsville, Cincinnati, una ciudad que era conocida porque en ella se habían asentado emigrantes alemanes e irlandeses y quienes eran la fuerza laboral de una industria de procesamiento de carne en donde se mezclaba la pobreza e inmundicia. Es allí donde junto a su padre, al cual acompañaba a sus partidos de béisbol ya practicaba deportes a los 6 años, recibe de regalo unos guantes de boxeo otra de sus pasiones cuando joven.

Sabios consejos

Su padre le dijo: “Los deportes son 90% mental, mientras menos errores cometas, más posibilidades de ser ganador tendrás” y esa misma frase la repetía constantemente mientras entrenaba boxeo. Él sabía que la técnica usada para tirar un golpe era muy similar a la de lanzar una pelota de béisbol, o hacerle swing con un bate, se coordinaba el uso de las piernas, los brazos, el pecho y la espalda.

Duro

También le inculcó su padre que “el béisbol no se ejecuta juego por juego, tampoco inning por inning; este se ejecuta, picheo tras picheo. Tú tienes que ver la bola que sale de la mano del pitcher, tú tienes que ver la bola que pega en tu bate, tú tienes que ver la bola dentro de tu guante, porque el jugador que ve la bola gana el juego y béisbol es ganar”.

Consolidación

Pete Rose es firmado para los Rojos de Cincinnati básicamente porque un tío de este conocido como el “Tío Budy” y que trabajaba para la (Nacional Cash Registre in Dayton, Ohio) era amigo de Philip Segni quien era asistente al gerente general del equipo, y literalmente le rogó para que lo firmara.

Los contactos del Tio Budy hicieron realidad el sueño de Pete Rose. Foto del libro Mi Cárcel Sin Barrotes.

Tres años fue la travesía de Pete Rose en las Menores, siendo en 1963 cuando hace su debut en las Grandes Ligas comenzando a escribir su historia llevándose el premio al Novato del Año gracias a una línea de: 101 carreras anotadas, 170 hits y .Avg de .273.

Imparable

A partir de entonces, fue electo al Juego de Estrellas en 17 ocasiones, estuvo en la boleta para el premio al Jugador Más Valioso 15 veces —en una lo ganó y en otra llegó de segundo— y lo más importante es que fue parte fundamental de la llamada Maquinaria Roja en la década de los 70 reconocida como una de las novenas más dominantes y exitosas del béisbol, asistiendo a cuatro Series Mundiales, donde se llevaron dos de forma consecutiva (1975-1976), cuatro campeonatos de liga y cinco títulos divisionales, todo eso en un trayecto de siete temporadas (1970-1976).

Luego fue a parar a los Phillies de Philadephia (1979-1983), guiándolos tres veces a playoff incluyendo dos Series Mundiales (1980-1983) ganando la primera.

Pete rose
La Maquinaria Roja, domino la década de los 70. foto AP.

Pura Pasión

Pete Rose era un apasionado. Sigue contando en su libro Mi Cárcel Sin Barrotes que de adolescente acompañaba a su padre a las carreras de caballo, adoraba apostar le encantaba ganar; establecido en las Grandes Ligas era frecuente que durante el receso de temporada Rose luego de practicar bateo asistiera a los hipódromos.

Sobre esta afición incluso hay anécdotas en Caracas, Venezuela, donde fuese a jugar en la temporada 1964-1965 con los Leones Del Caracas, allí se hizo amigo de un destacado jinete de la época que dominaba las estadísticas, sobre esto nos cuenta el periodista y amigo Humberto Acosta: “La anécdota más recurrente, tiene que ver con el jockey Félix García. Creo haber escuchado que los presentó César Tovar. Y como Rose es aficionado al juego, se hicieron muy amigos. Cuando los domingos el Caracas jugaba en la UCV, Rose iba para allá después del juego, bueno y apostaban a los caballos. Félix García fue el jinete que ganó la primera carrera en el hipódromo de la Rinconada. Asimismo, supe que Rose se hospedó en el hotel Cursal, que aún existe en la entrada de la avenida Casanova. Él y los otros importados, al terminar el juego, se iban caminando hasta allá”.

Pete Rose jugó en Venezuela en la temporada 1964-1965, foto archivo diario Líder.

Culpable

En 1989, las Grandes Ligas tiene nuevo Comisionado, Bart Giamatti, quien venía de ser el presidente más joven de la prestigiosa Universidad de Yale, puesto en el cargo toda su mente se ocupa en los rumores de que Pete Rose apostaba en el béisbol, de inmediato contrató a un investigador privado que a su vez era abogado; John Dowd es quien da con los nombres claves y une las piezas para armar el caso.

Se volvió loco

Pete tomó bajo su ala protectora a Tommy Gioiosa, un amigo de su hijo, quien tenía un pasado similar a Rose. Pete hace más de un intento para conseguir que la carrera de Gioiosa como pelotero surgiera algo que no dio frutos, de igual forma este sentía agradecimiento por el héroe de carne y hueso que representaba Pete y se queda dentro del círculo íntimo, es Gioiosa quien se encargaba entre otras cosas de colocar el dinero de las apuestas primero en baloncesto, fútbol americano y luego béisbol, toda esta operación a través de un conocido de Tommy llamado; Ron Peters.

Con lupa

John Dowd buscó y buscó hasta que dio con Ron Peters, quien ese momento cumplía sentencia en prisión por posesión de cocaína y falsificación de documentos fiscales, Dowd consigue la ayuda de Peters a cambio que hablaría con el juez que llevaba su causa para bajar la condena.

Luego de seis meses de exhaustiva investigación, Bart Giamatti suspende de por vida a Pete Rose, este aceptó todos los cargos. La sanción incluyó negarle cualquier actividad con béisbol y paso a la lista de inelegibles al Salón de la Fama.

Otras deudas

Para agosto de 1990, Pete Rose es detenido por evasión de impuestos y condenado a prisión por cinco meses.

Arrepentimiento

Rose negó haber apostado en el béisbol durante 15 años, de hecho no hay evidencia alguna en el informe Dowd que Pete Rose apostara en contra de su equipo. Es hasta el 2004 en su libro, Mi Cárcel Sin Barrotes, donde este se explaya y confiesa que apostó en el béisbol.

“Aposté a mi equipo cada noche, no aposté a mi equipo cuatro noches por semana, aposté a mi equipo para ganar cada noche porque amaba a mi equipo, yo creía en mi equipo”, dice textualmente.

Dudas razonables

Reporteros de la cadena ESPN encontraron una libreta de apuestas donde se demuestra que Pete Rose apostaba como jugador. La pieza que faltaba en el caso que armó Dowd,pues solo se tuvo el testimonio del testigo clave Ron Peters en ninguna línea existe evidencia que este lo hacía en contra, sino como él mismo lo dice, siempre a favor de su equipo.

parte de la libreta donde se demuestra evidencia física de las apuestas de Pete Rose, foto Archivos ESPN.

La humanidad

No soy quien para emitir un juicio sobre Pete Rose, de hecho, ninguno lo es, básicamente se saltó una regla sagrada en las leyes de Las Grandes Ligas que prohíbe que cualquier miembro de un club no importa su rango apueste en el béisbol. Reglas endurecidas luego de la desgracia de Las Medias Negras que vendieron el resultado de la Serie Mundial de 1919.

¿Por qué lo hizo Pete Rose?

Tampoco somos expertos en psicoanálisis para entrar en la mente del famoso pelotero que apostaba cada noche a su equipo y de allí tal vez que dejaba literalmente el pellejo en el terreno de juego.

Esto lo decimos porque el Comisionado Bart Giamatti le ofreció un trato a Rose donde proponía un castigo de diez años, incluso siete, y Pete no aceptó. ¿Qué pasaría por la mente de este al no aceptarlo? ¿Creyó tal vez que fuese perdonado porque nunca jugó para atrás, sino todo lo contrario, o simplemente se dejó llevar por su abogado pensado que podrían ganarle en algún momento la batalla a Las Grandes Ligas?

Nunca lo sabremos hasta que Rose lo diga, lo que sí sabemos es que este pelotero era un ganador que, como jugador y mánager, siempre le dio el mayor chance de ganar a su equipo.

Te invito a seguirme en Twitter @richardefx
Aquí puedes leer los otros artículos de la serie jugadores que hicieron los malo: Trampa parte: I, Trampa parte: II, Trampa parte: III

 

Escrito por: Richard Torres

¿Quieres saber más sobre las últimas noticias del mundo del Béisbol?

Te invitamos a seguirnos en nuestro canal de Youtube:

Que pasa MLB

Para entrevistas y todo lo relacionado con los Yankees, siga nuestro podcast:

La Semana de los Bombarderos

Si aún no se ha suscrito a nuestro blog lo puede hacer aquí:

Suscríbete al blog por correo electrónico

También lo invitamos a seguirnos en las redes sociales:

Facebook: @conlasbasesllenas

Twitter: @conlasbasesfull

Instagram: @conlasbasesllenas

Lo invitamos a divertirse y hablar de béisbol en nuestro

Podcast «Con Las Bases Llenas», no se lo pueden perder!

Imágenes utilizadas son autorizadas a reutilizar

Richard Torres
Técnico de Audio, operador de consolas digitales, emprendedor digital, divido tiempo colaborando @ConLasBasesFull analizando y pronosticando juegos de beisbol

Queremos saber tu comentario