LBPRC Noticias MLB Recuerdos

Para los padres de Sugar Díaz la palabra béisbol es sinónimo de familia

Por Raúl Ramos (Twitter: @RamosRauli)

Para los amantes del béisbol encontrar hechos o detalles que se hayan perdido en el tiempo y poder conectarlos con el presente  nos da la oportunidad de continuar protegiendo la historia del deporte que tanto amamos  para las futuras generaciones.

Teniendo eso en mente, escuché una historia sobre un jugador puertorriqueño de nombre Saro Méndez.  Saro fue un gran jugador aficionado del área Este de Puerto Rico, específicamente del pueblo de Naguabo.  Trabajaba en una finca y estaba a cargo del ganado vacuno.  Los domingos jugaba béisbol con los equipos del área.  Algunos que conocieron a Saro decían que guardaba una caneca de ron en el bolsillo de atrás de su pantalón, masticaba tabaco y el movimiento de su brazo a la hora de lanzar, asemejaba el aspa de un molino de viento hacia atrás, antes de lanzar la bola con fuerza hacia el frente.

Cuentan que un día estando Saro montado en su caballo arriando el ganado, fue derribado por un toro bravo.  El caballo salió huyendo y Saro, con una rodilla en el piso vio como el toro se paseaba de lado a lado como avisando que iba a envestirlo.  Saro, sin mostrar miedo ni arrepentimiento, con su mano derecha recogió una piedra del piso y la lanzó como bala de cañón hacia el toro, derribando el animal sobre la hierba.

Las personas que vieron a Saro jugar, decían que fue un gran lanzador.  Por lo general lanzaba dos juegos los días domingo.  El detalle más interesante de la historia es cuando me dijeron que el bisnieto de Saro actualmente pichea en las Grandes Ligas.  En ese momento comprendí el viejo refrán popular que dice “quien lo hereda no lo hurta.”  Saro Méndez fue el bisabuelo materno de Edwin Sugar Díaz, relevista estrella de los Marineros de Seattle.

Díaz quien acaba de ser seleccionado relevista del año de la Liga Americana, tuvo una campaña de ensueño con los Marineros.  Durante esta temporada se convirtió en  el relevista más joven en llegar a los 50 salvados liderando las Grandes Ligas con 57.  Empató con Bobby Thigpen (White Sox 1990) con la segunda mayor cantidad de salvados en las Grandes Ligas. El venezolano  Francisco Rodriguez (Angels 2008) ostentan el record de 62 salvados en una temporada.

Después de escuchar la historia del bisabuelo de Sugar, me di  a la tarea de contactar a sus padres  Edwin Díaz Sr. y Beatriz Laboy Méndez para conocer un poco más sobre la familia Díaz -Méndez del barrio Daguao de Naguabo Puerto Rico.

A continuación mi entrevista con los padres del estelar Edwin Sugar Díaz.

¿Cuántos hijos tiene usted y doña Beatriz?

Tenemos tres.  Miriam es la mayor, Sugar el del medio y Alexis que firmó con Cincinnati es el menor.

¿Es cierto que su familia siempre ha estado ligada al deporte?

Mi esposa Beatriz jugó softball, volibol y corrió pista y campo. Yo jugué baloncesto en las categorías menores de Puerto Rico.  Soy primo de José Meléndez, lanzador de Grandes Ligas que jugó para la década de los noventas.  Mi abuelo se llamó Pablo Ñego García, fue lanzador aficionado aquí en Naguabo y el abuelo de mi esposa  fue Saro Méndez, el mejor lanzador de Naguabo para mediado de los años 40’s.

¿Sus hijos conocen las historias peloteriles de sus bisabuelos?

Si, conocen lo poco que conocemos.  Cuando Sugar jugaba pequeñas ligas, las personas mayores edad de Naguabo  que vieron al abuelo de mi esposa jugar decían “Mira a Sarito” en alusión de Saro Méndez.

¿Qué recuerdo usted tiene de Sugar en las pequeñas ligas?

Sugar jugó todas las posiciones menos cátcher.  Él no era un pelotero con habilidades naturales. Tenía que esforzarse para poder ganarse el puesto en los equipos que participo.  A los 13 años empezó a dominar y para los 15 ya sobresalía.

¿Qué consejos les daba a sus hijos Sugar y  Alexis?

El trabajo fuerte. No se puede ir al parque a perder el tiempo.  Hay que jugar fuerte salga bien o salga mal.  La preparación antes del juego es clave.  Siempre le hablábamos sobre la fortaleza mental.  El poder controlar sus emociones.  El no permitir que el momento los dominara.   El juego hay que respetarlo, pues no se le puede engañar. Es posible que el jugador tenga la habilidad pero sino se prepara no va a salir victorioso.

¿Qué consejos les daría a los padres que se encuentran recorriendo el camino que ya ustedes recorrieron?

Que apoyen a sus hijos al 100%.  El tiempo de sus hijos es sagrado. Que si (sus hijos) tuvieron un buen juego, ellos miren y los vean en las gradas y si tuvieron un juego malo también.  La clave es el apoyo familiar.

¿Cómo continúan apoyando a sus hijos ahora que son profesionales?

Somos sus fanáticos número uno.  Hablamos con nuestros hijos todos los días.  Hablamos con Sugar sobre el juego y lo analizamos juntos.  Cuando Sugar estaba en Clase A alta, tenía un problema en la mecánica a la hora de lanzar.  Le pedí que le tomaran un video y me lo enviaran. Vi lo que estaba haciendo mal y el coach de picheo se lo corrigió.  He visto a mi hijo lanzar desde niño y no hay nadie que lo conozca mejor que yo.

¿Recuerda quién era el jugador favorito de Sugar cuando era niño?

Cuando Sugar era pequeño era fanático de los Yankees y su jugador favorito era Mariano Rivera.  Otro pelotero que también admiraba era el gran Pedro Martínez.

¿Recuerda usted haber tenido alguna conversación con Sugar después que se enfrentó a Wladimir Balentien en el World Baseball Classic?

Claro que sí.  El juego estando empate, Edwin Rodriguez lo trajo a trabajar el décimo y undécimo inning, llevándose la victoria.  Fue un momento de mucha presión para él.  Recuerdo que me dijo que sintió todo el peso del pueblo de Puerto Rico en sus hombros, pero abrazo el momento y pudo salir victorioso.  Sin darnos cuenta mi esposa y yo hemos preparado mentalmente a nuestros hijos para momentos así.  Hay que tener sangre fría, no todo el mundo está hecho para eso.  Son momentos de mucha presión.

Lo mejor que tiene Sugar es que no le tiene miedo a ningún bateador y sabe que pertenece en el beisbol de las Grandes Ligas.  Él está para enfrentarse a los mejores bateadores, a los Pujols a los Judge, a los Trouts.  Ellos están ahí para batearle y Sugar está ahí para dominarlos y sacarlos de out.

Beatriz, Edwin Sr, EX-MLB Alexis Rios, Alexis and Sugar.   (2006)
Beatriz, Edwin Sr, EX-MLB Alexis Rios, Alexis and Sugar. (2006) Foto suministrada por la familia Diaz.
Alfredo Alvarez
Alfre Alvarez, conocido como “El Cirujano del Béisbol”, creador del blog: “Con Las Bases Llenas” (https://conlasbasesllenas.com), escribe para 990 ESPN Deportes, Sports Made in USA, Empire Sports Media y la revista “Pisa y Corre”. Locutor y co-creador de Radiografía Deportiva, un programa radial deportivo en NMMiami.com y además creador y locutor de los podcast: “Con Las Bases Llenas” y “La Semana de los Bombarderos”.
https://conlasbasesllenas.com

Queremos saber tu comentario