LCBP

OSCAR MERCADO: UNA HISTORIA DE SACRIFICIO Y PERSEVERANCIA

Los Indios de Cleveland quedaron por fuera de la postemporada de las Grandes Ligas en 2019. Un duro golpe para el manager Terry Francona y sus muchachos, quienes aspiraban a mucho más. Un golpe certero, que los dejó cabizbajos, tristes. Pero no todo es malo por los lados de la tribu. Fue una temporada en la que se destaca la presencia de Oscar Mercado, un joven sereno, de risa fácil y una mirada llena de ilusiones, quien cuenta con una historia que está llena de sacrificios, perseverancia y un objetivo claro: llegar a Grandes Ligas.

Lo logró en 2019 y dejó una sonrisa en más de uno por su destacada actuación.El colombiano tuvo una temporada notable con Cleveland: terminó con un promedio al bate de .269, con 15 cuadrangulares, 54 carreras impulsadas, 70 anotadas y 15 bases robadas, liderando a los novatos de la Liga Americana en los últimos dos items. Se convirtió en el primer colombiano, desde que lo hizo Orlando Cabrera en 2003, en lograr la marca de 15 jonrones y 15 bases estafadas en una campaña.

Su inteligencia, sagacidad, persistencia se unen a todo un sinfín de cualidades dentro del terreno de juego, las cuales lo resaltan como uno de los jugadores a seguir en las Grandes Ligas en los próximos años. La historia de Oscar Mercado está llena de matices, pero él con su amor al béisbol logró superar todos los obstáculos que le puso la vida para lograr hacer su sueño realidad. (Les puede interesar: Con jonrón de Mercado, los Indios superan a los Filis)

Primeros pasos: la historia de Oscar Mercado

Nació y se crió en el barrio de Manga, de Cartagena. El 16 de diciembre de 1994 les dio una doble alegría a sus padres: Oscar Mercado y Marta Arévalo. Llegó al mundo junto con su hermana gemela Natalia. Fueron los dos últimos. Se unieron a Juan Felipe, quien es el mayor. Un momento sublime para la familia Mercado Arévalo.

En sus primeros años siempre le buscaron actividades extracurriculares: natación y karate, entraron como los dos primeros deportes que practicó, pero ninguno le robó el sueño. Nunca los tomó en serio. Y pasaron a ser prácticas pasajeras en las que no duraba más de seis meses. No obstante, su padre se percató de inmediato de un gusto acentuado que tenía: el béisbol.

Estaba próximo a cumplir los cuatro años y era un niño inquieto, de sonrisa fácil. Iba de un lado al otro de la casa corriendo, gritando. Muy común a esa edad. Pero cuando Oscar Mercado padre se sentaba a ver béisbol, su concentración se ponía toda en la pantalla del televisor. “Él se vio gran parte de la Serie Mundial de 1998, que jugaron los Yankees y los Padres. No era algo normal en un joven de su edad”, destaca el señor Mercado.

Con cuatro años el gusto por la pelota caliente era tan grande que para navidad pidió algo muy singular: bate, manilla y bolas. Fue allí cuando nació una relación inquebrantable, que atravesó el océano y se mantuvo férrea con el paso de los años. Entre Oscar Mercado y Marta Arévalo empezaron a averiguar en dónde un niño de esa edad podía empezar a practicar.

Introducción al béisbol

La respuesta a esas averiguaciones la encontraron en el campito de Bocagrande, un templo deportivo en Cartagena. Este escenario, que con el paso de los años se ha convertido en un instrumento de integración para la comunidad, fue en el que Oscar Mercado hizo sus primeras atrapadas, conectó sus primeros imparables. Tal vez no con la facilidad con la que lo hace hoy por hoy en los Indios, pero sí con la misma entrega y pasión.

Ariel fue su primer entrenador. Practicaba todas las tardes de lunes a viernes. Fue él quien le recomendó a sus padres llevarlo a la organización de Playa Blanca, la que era dirigida por Dagoberto Cavadía, exbeisbolista colombiano. Fue allí donde empezó a articular movimientos: donde los ojos y las manos se volvieron uno solo a la hora de batear, donde su guante se hizo impasable y donde sus piernas lo hicieron volar. Fueron los primeros pinos en la historia de Oscar Mercado.

Fueron dos años en los que le aprendió lo básico a Cavadía, lo necesario para deleitar al mundo dentro de una cancha de béisbol. No obstante, a los ocho años le dijo adiós a Colombia junto con sus hermanos y mamá. Su papá, después de vivir de cerca esos sinsabores que dejó la guerra en Colombia, decidió buscar mejores horizontes para su familia en Estados Unidos. Los encontró en Brandon (Florida).

Al comienzo no fue fácil. Oscar Mercado padre viajó a finales de agosto de 2001 en búsqueda del sueño americano, pero fue una decisión que le puso el corazón a palpitar a mil por hora, dos semanas tras su llegada fueron los atentados del 11 de septiembre. Turbación, estupor, miedo. Las sensaciones fueron miles, pero tenía claro una cosa: Estados Unidos era el país de las oportunidades y no las iba a dejar pasar.

Tras el sueño americano

“Tenía claro que podía lograr grandes cosas aquí, así que empecé a estudiar para sacar licencias para ver cuánto podía progresar”, afirmó Oscar Mercado padre, quien después de establecerse se llevó a su familia. “Hasta diciembre de 2002 me los pude traer. Oscar tenía ocho años recién cumplidos y ya había practicado el deporte por tres años”.

 

Se establecieron en Brandon (Florida) y el talento de Oscar Mercado ya estaba cogiendo alas. Junto con sus hermanos arrancó de inmediato el estudio, fueron atrasados un año debido al inglés. Pero junto con el comienzo del colegio también estaba el de continuar su práctica en el béisbol. Entró a la South Brandon Little League, junto con su hermano, Juan Felipe.

Allí empezó a sobresalir: demostró sus habilidades, su talento y encajó rápidamente. Los ojos, poco a poco, fueron orientándose hacia el campocorto, posición que defendía. En la medida que lo fueron viendo, le fueron buscando equipos más competitivos. No paso ni un año cuando ya estaba en Traveler Team de Brandon. Sus capacidades iban en alza.

“Cuando él se viene para Estados Unidos tiene acceso a mejores oportunidades, equipos y lugares de entrenamiento, como jaulas de bateo. Tenía acceso a cosas que en Colombia no había. Algo que le sirvió para explotar sus cualidades para practicar el deporte”, resalta su padre, quien también señala que fue gracias a esto que le quedó más fácil pulir su talento.

Consagración y Draft

En 2005, la familia Mercado Arévalo, se mudó para Tampa (Florida) y el auge de Oscar continúa en ascenso. Brilló en todas las categorías formativas, explotó sus habilidades. “El talento viene de nacimiento, pero hay que pulirlo”, dice Oscar Mercado padre, quien siempre pendiente de la evolución de su hijo, lo metió en un programa de workout. No fue fácil, porque era algo que combinaba con las prácticas y el juego.

Sin embargo, tenía claro que la idea no era simplemente llegar sino mantenerse. Así que, a pesar, de las dificultades, se acopló a los horarios y respondió de la mejor forma. La calidad en el juego iba en progreso, ascendiendo de forma vertiginosa. Tanto así que un entrenador fue claro con el papá de Oscar y le resaltó: “Tiene todo el talento para llegar a Grandes Ligas o para ganarse una beca de una universidad por practicar este deporte”. Y no se equivocó, la universidad de Florida State, lo hizo.

Cuando llegó al High School, tan solo le bastó un mes para adueñarse del puesto titular en el campocorto. Algo que en la historia del Gaither High School nunca había pasado. “Es la primera vez que un novato hace el equipo grande en la posición de short stop”. Le dijo el coach del colegio a su papá. Desde que llegó nunca soltó el campo corto. Fue uno de los mejores peloteros, tanto así que en 2013 se ganó el premio a mejor jugador defensivo de High School en todo Estados Unidos, galardón que lo otorga la organización Perfect Game.

Ese año decidió el draft por encima de la universidad. Su sueño era jugar béisbol profesional. Se fue por ese camino. Fue seleccionado en la segunda ronda por los Cardenales de San Luis. Con esta organización empieza su periplo hacia las Grandes Ligas, siempre enfocado, con el norte definido, teniendo claro su camino.

Transformación en Ligas Menores

Arrancó como campocorto. Pero las cosas no estaban saliendo a pedir de boca. Algo pasaba por la cabeza de Oscar Mercado que no lo dejaba brillar a nivel ofensivo y defensivo. En los primeros tres años, su mejor temporada con el bate fue la de 2015, en clase A. Bateó para .254 con cuatro cuadrangulares, 44 carreras impulsadas y 50 bases robadas.

No obstante, los slumps de 2013 y 2014 volvieron a aparecer en 2016. La razón: su defensiva. “Estaba cometiendo muchos errores y de esos el 90 % eran en el tiro a primera base. Su lanzamiento no era bueno. Se le convirtió en un problema mental, en un foco. Podía hacer una jugadota, pero en el momento de lanzar a primera no salía bien”, dice su padre.

Así que, para buscar una mejoría, los Cardenales le propusieron cambiarse de posición. Aceptó sin pensarlo. Nunca había jugado fuera del cuadro, el campo corto era lo único que conocía. Pero lo dejó de lado y se pasó al jardín central. Le dieron tres semanas para que entrenara esa posición, hasta que el 28 de julio de 2016 apareció, por primera vez, jugando en el outfield. Borrón y cuenta nueva.

Todo cambió en su carrera desde ese momento. La historia de Oscar Mercado dio un giro de 180 grados. Era un jugador de un bajo porcentaje al bate: .209 en 2013; .224, en 2014; .254 en 2015 y .215 en 2016. “Ese año cerró en buena forma la temporada, tanto así que, en el último mes, subió casi 30 puntos su promedio al bate”, destaca su padre, quien precisa que la frustración del fildeo, la estaba llevando al cajón de bateo.

El camino a Grandes Ligas

El tiempo se encarga de decir y de darle explicación a las cosas. Una vez es cambiado a los jardines su bateó mejoró notablemente: terminó 2017, con promedio de .287 con 13 cuadrangulares, el mejor año de su carrera en Ligas Menores. Al siguiente, en Triple A con Memphis bateó para .285 con ocho cuadrangulares. Fue uno de los jardineros mejores ranqueados en la lista de prospectos que tenían las Grandes Ligas.

No obstante, el 31 de julio de 2018 se dio algo inentendible para los fanáticos de San Luis. Oscar Mercado fue cambiado a los Indios por Jhon Torres y Conner Capel. “Cuando me enteré que lo mandaron para Cleveland, fueron varias emociones. Al comienzo, no lo entendí porque los Cardenales lo tenían entre sus prospectos. Pero también me alegré porque el camino para llegar a Grandes Ligas en San Luis era muy difícil, porque él estaba como sexto jardinero en la lista”, cuenta su padre.

Este cambio, de inmediato, rindió sus frutos. Fue llamado a hacer parte del roster de 40 en los Entrenamientos de Primavera, en los que demostró todo ese potencial, que siempre lo ha acompañado. Ahí dejó claro que estaba listo para grandes cosas. Aunque arrancó el 2019 en Triple A, en mayo le llegó una oportunidad que no desaprovechó: el llamado a Grandes Ligas.

En estos meses demostró sus cualidades con el bate, la facilidad con el guante y la capacidad que tiene de volar sobre las almohadillas. La historia de Oscar Mercado no se detiene ahí. Su llegada a la gran carpa es un premio al sacrificio, a la perseverancia y a la resiliencia. Su nombre parece destinado a estar marcado con letras doradas y quedar en la historia del béisbol colombiano.

Por: Jesús Miguel de la Hoz

Twitter: @J_Delahoz

No pierdas la oportunidad de suscribirte a ESPN+ a través de nuestra página y comienza a disfrutar de todos los deportes a toda hora y por un precio mas barato que un almuerzo, sigue el enlace :

ESPN+ Free Trial!

Advertisement

¿Quieres saber mas sobre las ultimas noticias del mundo del Béisbol?

Para entrevistas y todo lo relacionado con los Yankees, siga nuestro podcast:
La Semana de los Bombarderos

Si aún no se ha suscrito a nuestro blog lo puede hacer aquí:
Suscríbete al blog por correo electrónico

También lo invitamos a seguirnos en las redes sociales:

Facebook: @conlasbasesllenas

Twitter: @conlasbasesfull

Instagram: @conlasbasesllenas

Lo invitamos a divertirse y hablar de béisbol en nuestro

Podcast «Con Las Bases Llenas», no se lo pueden perder!

Y por último seguir nuestro programa de Youtube:
Que pasa MLB

Imágenes utilizadas son autorizadas a reutilizar

 

Queremos saber tu comentario