Recuerdos

Mi primer juego de beisbol

Soy de los que fielmente creo que Dios creo la tierra en siete días pero en el octavo día, creo el baseball.

El más grande, apasionante, estadístico, emotivo y maravilloso entretenimiento y deporte del planeta. Me remonto a mi primera experiencia con el béisbol, esta como a muchos les ha pasado, se la debo a mi querido padre. Donde en una inolvidable tarde de domingo me llevo a descubrir lo más grandioso y apasionante de mi vida. Eran las 11am mi mama me vestía y papi la apuraba. Me comentaba que el juego empezaba a la 1:30pm.

Tenía yo 4 años de edad. El camino al estadio »Victoria de Girón» fue increíble, papi me hablaba tanto de lo que íbamos a ver que yo estaba alegre. Al fin llegamos, me parecía gigante el lugar. Hicimos la cola, papi cogió los tickets y subimos la escalera. Cuando mire ya estaba dentro.

Nunca me podre olvidar del olor de la hierba y lo verde y bien cortada que lucía. Quede fascinado por los colores de la tierra y la hierba. Los jugadores se preparaban. Me llamo mucho la atención los uniformes, tan iguales, tan limpios todo era perfecto. Jugaban Matanzas (en ese momento llamados Henequeneros) contra Serranos que era el equipo de Santiago de Cuba. Nos sentamos en los graderíos encima de tercera base (lugar que hasta hoy en día sigue siendo el preferido de mi papa) y mi bisabuelo »Tito» (Que Dios lo tenga en la gloria) siempre le gustaba sentarse por el área de primera base.

Me puse contento cuando antes de empezar el juego fuimos a verlo. Comenzó el partido, evidentemente no sabía bien las reglas, los jugadores, los equipos pero una sola cosa sabia; eso era lo más lindo y cautivante que en mi vida yo había visto. Según me cuenta mi viejo, me quede inmóvil, fascinado y cada cosa que pasaba se la preguntaba, casi lo vuelvo loco.

De pronto un bateador de Serranos conecto una línea al jardín central y el jardinero comenzó a perseguir la bola, corría y corría y de pronto se lanzó de manos hacia delante atrapando la bola, del impulso sus pies y cuerpo quedaron sobre su cabeza, claramente cierro los ojos y veo el momento en el que el jardinero izquierdo le empuja las piernas y entonces el jugador se incorpora mostrando la bola en sus manos.

El jugador no era otro que José »Pepito» Estrada un legendario jardinero central que milito en múltiple ocasiones en el equipo de Cuba. Pude escuchar por la gente de los alrededores que era un doble juego. Le pregunte a mi papa que cosa era eso y me dijo que eran dos juegos seguidos.

En fracciones de segundo me vire y le dije: ¿Nos quedamos para el segundo?…. -Tu mama nos mata- me respondió.

Después de suplicas y llanto nos quedamos a los dos juegos. Llegamos a la casa y mi mama estaba tan preocupada que casi llora. Así empezó lo que hasta hoy no ha podido dejar de existir y sentir en mi vida. La pasión por este deporte, la pasión por el béisbol.

Alfredo Alvarez
Alfre Alvarez, conocido como “El Cirujano del Béisbol”, creador del blog: “Con Las Bases Llenas” (https://conlasbasesllenas.com), escribe para 990 ESPN Deportes, Sports Made in USA, Empire Sports Media y la revista “Pisa y Corre”. Locutor y co-creador de Radiografía Deportiva, un programa radial deportivo en NMMiami.com y además creador y locutor de los podcast: “Con Las Bases Llenas” y “La Semana de los Bombarderos”.
https://conlasbasesllenas.com

Queremos saber tu comentario