fbpx

Revive el terremoto para más tarde salvarse de una posible desgracia

El receptor de los Dodgers, Russell Martin, se salvó de lo que pudo haber sido una desgracia en el béisbol.

No solo sobrevivió al terremoto de 7.1 ocurrido durante la cuarta entrada,

sino que esquivó un pelotazo que hubiera puesto en peligro no solo su carrera, si no su vida.

Durante su turno en la novena entrada contra los Padres de San Diego y su cerrador, Kirby Yates, Martin pasó el susto de su vida.

Con el juego arriba los Padres 3-2 y , el primer lanzamiento del turno terminó en el protector de la cara del casco de Martin.

El casco cayó a unos 15 pies del plato en dirección al dugout de los Dodgers.

Martin puso a trabajar lo que es ser un Dodger

Lo que pudo haber evitado un fuerte pelotazo en su rostro fue de la manera en que se esquivó del lanzamiento, volteándose hacia su derecha y hacia atrás.

Al voltearse de esa manera, la pelota terminó expulsando su casco protector.

Al menos Martin se fue hacia primera dejando saber con su dedo pulgar que estaba todo bien aunque el bolazo no sirvió para nada.

Eso mi gente, literalmente es ser un esquivador, un verdadero Dodger, aunque de nada haya valido el bolazo.

El encuentro acabó con el próximo bateador Chris Taylor ponchándose con swing en cambio de velocidad de Yates.

Pero afortunadamente, Martin se salvó de un momento trágico.

También, los Dodgers esquivaron la idea de perder a uno de sus estelares catchers y, pitcher relevista de su bullpen.

 

Subscríbete a Con Las Bases Llenas, tu página web favorita de Béisbol

Síganme en Twitter como: @TorresBaseball

Dele like a mi fan page de facebook: @HomarConLasBasesLlenas

 

About Author

Hablemos de béisbol gente. No solo es bueno saber, más importante aun, es estar entre gente que sepa. Bienvenido al mundo que te entiende y que te quiere entender. Bienvenido a www.conlasbasesllenas.com Facebook - www.facebook.com/homar.torres.391 Twitter - @TorresBaseball Instagram - @TorresBaseball

Queremos saber tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.