McGwire es el artillero más temible
MLB (Grandes Ligas)

Mark McGwire es el bateador de más poder en la historia

Aunque no reciba los reconocimientos que en realidad merece por sus batazos, Mark McGwire es el jonronero más prolífico y temible de todos los tiempos debido a dos argumentos fuertes que generan que ‘Big Mac’ no viva en el ostracismo.

El primero es su frecuencia de cuadrangulares de por vida que es de un bambinazo cada 10.6 turnos al bate. Ese porcentaje de batazos de cuatro bases es más alto que el que posee Babe Ruth,  Barry Bonds, Hank Aaron  o cualquier otra persona que se haya parado alguna vez en el cajón de bateo.

Segundo, debido a la facilidad con que conectaba batazos monstruosos de más de 500 pies de altura ante los lanzadores que enfrentó en su carrera de 16 temporadas en Grandes Ligas, representando los colores de los Atléticos de Oakland (1986 a 1997) y de los Cardenales de San Luis (1997 a 2001).

Sus récords más recordados

Con los californianos, Mark McGwire impuso récord de jonrones conectados en una campaña por un novato con 49 en 1987. Esa marca se mantuvo vigente hasta 2017, cuando Aaron Judge la rebasó con 52 tablazos en 2017. A la postre la proeza del bombardero de los Yanquis fue superada por Pete Alonso con 53 estacazos el curso pasado.

El inicialista de los Mets en su físico y mecánica de bateo gráfica muchos rasgos de semejanza con Mark McGwire.

Mientras tanto, con la novena de la ciudad del Estado de Missouri, Mark McGwire implantó marca en jonrones en una campaña con 70 en 1998. Con Sammy Sosa esbozó una reyerta de batazos indeleble que nadie se quería perder.  En 2001 Barry Bonds con 73 cuadrangulares dejó atrás la proeza de ‘Big Mac’.

Mark McGwire fue el azote de los lanzadores que enfrentó, ya fuera Greg Maddux, Mariano Rivera, Dennis Martínez, Orel Hershiser y Randy Johnson. Estos son algunos nombres que engalanan del listado de víctimas  que fueron sentenciadas con el castigo proveniente de su madero. A ‘The Big Unit’ le conectó un jonrón de 538 pies. ¡Qué pavor debió sentir el zurdo esa vez!

Más argumentos a su favor

Daryl Morey el Gerente General de los Rockets de Houston asevera que los porcentajes o frecuencias son parámetros más fiables que las cifras totales, para determinar la incidencia del rendimiento de un jugador.

Esa fórmula de valoración ha generado el éxito del quinteto texano en la NBA. En especial esa ecuación dio a conocer  la calidad de James Harden que no fue aprovechada al máximo por el Thunder de Oklahoma.

Basándose en el planteamiento de Morey se puede conocer el poder extraordinario que ostentaba Mark McGwire.

Después de la frecuencia de 10.6 jonrones de ‘Big Mac’, la más cerca es el 11.7 de Babe Ruth.

Por cada 500 turnos al bate, Ruth promedió 43 jonrones.

En cambio Mark McGwire, promedió 47 cuadrangulares por cada 500 visitas al plato.

En 1995, conectó 39 jonrones en 317 turnos al bate. Eso se traduce a uno cada 8.1 periplos al home plate. No obtuvo suficientes turnos al bate para calificar, pero si lo hubiera hecho, ese habría sido el porcentaje de tablazos más alto en la historia del béisbol.

En 1996, conectó 52 jonrones en 423 turnos al bate. Eso es uno cada 8.1 visitas al cajón de bateo. Se convirtió en el poseedor del récord del mayor porcentaje de batazos dirigidos a las graderías en una sola temporada.

En 1997, conectó 58 jonrones en 540 ocasiones al bate. Eso fue un cuadrangular en cada 9.3 turnos… Una regresión con respecto a la temporada anterior. No obstante era una frecuencia  más alta que todas las temporadas en la historia del béisbol hasta ese momento, excepto de las de Babe Ruth en 1927 y 1921.

La imperecedera temporada de 1998

A medida que avanzaba la temporada de 1998, quedó claro que Mark McGwire, el jardinero de los Marineros de Seattle Ken Griffey Jr. y el patrullero de los Cachorros de Chicago Sammy Sosa estaban en camino de romper el récord de jonrones de una sola temporada de Roger Maris en aquel momento.

El sendero de estos tres peloteros tras el acecho de la marca de Roger Maris atrajo la atención de los medios, ya que el líder de jonrones cambió a menudo a lo largo del año.

Para el 19 de agosto era un duelo de tú a tú entre el integrante de los Cardenales ante el de los Cachorros, Sosa conectó su cuadrangular número 48 para adelantarse a McGwire; sin embargo, más tarde ese día ‘Big Mac’ plasmó sus jonrones 48 y 49 para recuperar el liderato. En esa fecha Griffey estaba atrás con 42 y culminó el año con 56.

El 8 de septiembre de 1998, McGwire le conectó un cuadrangular a Steve Trachsel de los Cachorros sobre la pared del jardín izquierdo para su jonrón 62 de la temporada, iniciando celebraciones masivas en el Busch Stadium.

El hecho de que el juego fuera contra los de Chicago significó que Sosa pudo felicitar personalmente a McGwire por su logro. Miembros de la familia de Maris también estuvieron presentes en el partido.

Impresionante

Mark McGwire terminó la temporada 1998 con 70 jonrones (incluidos cinco en sus últimos tres juegos), cuatro por delante de los 66 de Sosa.

Los 70 jonrones de Mark McGwire fueron en 509 turnos al bate, que era uno cada 7.3 oportunidades que enfrentaba a un lanzador, lo que era impresionante y casi inexplicable para la lógica.

La mayoría de esos batazos fueron bombas titánicas que medían más de 500 pies de altura. La longitud de esos bambinazos de Mark McGwire se convirtieron en rutinarios. Incluso los lanzadores no pudieron evitar sentir un orgullo cada vez que lo dominaban al enfrentarlo.

McGwire salvó el beisbol con Sammy Sosa

La temporada de 1998 fue una de las temporadas más inolvidables y emocionantes en la historia del béisbol. Si alguna vez Babe Ruth salvó el juego con sus jonrones, esa disputa entre Mark McGwire y Sammy Sosa tras la persecución del récord de 61 jonrones de Roger Maris se le debe dar un crédito similar al del ‘Bambino’.

El béisbol se encontraba en un estado de semi muerte desde la huelga de 1994. Los jonrones de McGwire y Sosa vuelven a poner el juego en primera plana.

Muchos aficionados que se habían retirado de los estadios, estuvieron de vuelta en los parques de pelota del mejor béisbol del mundo y otros que eran unos niños en ese entonces estaban pegados a la pantalla de un televisor para ser testigos de los batazos de Mark McGwire y Sammy Sosa.

Otras pruebas de poder

De 1988 a 1990, McGwire conectó 32, 33 y 39 jonrones, respectivamente, siendo el primer beisbolista de Ligas Mayores en dar más de 30 cuadrangulares en cada una de sus primeras cuatro temporadas.

También tiene un récord de 1998 a 1999 de jonrones en un período de dos temporadas con 135, es dueño del registro más alto de tablazos en cuatro campañas con 245 de 1996 a 1999.

En el último año de la década de los noventas McGwire fue líder en carreras impulsadas en la Liga Nacional con 147 teniendo solo 145 hits. Es el más alto productor de anotaciones para una temporada por hit conectado en la historia del beisbol.

Además, él demostró una paciencia ejemplar como bateador, produciendo un porcentaje de carrera de .394 en base (OBP) y liderando dos veces las Ligas Mayores en bases por bolas.

McGwire terminó su carrera con 583 jonrones, que fue el quinto más alto en la historia cuando se retiró. En el momento que bateó su cuadrangular número 500 en 1999, lo hizo en 5,487 carreras al bate, la menor cantidad en la historia de las Grandes Ligas.

Un año después de conectar 70 jonrones, McGwire bateó 65 en 521 turnos, uno cada ocho visitas al home

También lideró las MLB en jonrones en cinco temporadas diferentes.

Es tan alta esa frecuencia de por vida de jonrones de McGwire que si hubiese consumido los turnos de Barry Bonds (9847 ), la proyección sería de haber conectado 928 tablazos.

No hay que olvidarlo

A Atila, el rey de los Hunos, nadie le quita mérito de haber acabado con el Imperio Romano, a pesar de estar en decadencia por pleitos entre ellos y que la ciudad fundada por Rómulo y Remo era una sombra en comparación a sus años dorados.

Es por eso que tampoco hay que quitarle reconocimiento a los jonrones de Mark McGwire.

Atila, el rey de los Hunos fue del mundo el azote, por su parte Mark McGwire fue el verdugo más temible de los pícheres que enfrentó.

Escrito por: Helmut Canales (@HelmutCanales)

¿Quieres saber más sobre las últimas noticias del mundo del Béisbol?

Te invitamos a seguirnos en nuestro canal de Youtube:

Que pasa MLB

Para entrevistas y todo lo relacionado con los Yankees, siga nuestro podcast:

La Semana de los Bombarderos

Si aún no se ha suscrito a nuestro blog lo puede hacer aquí:

Suscríbete al blog por correo electrónico

También lo invitamos a seguirnos en las redes sociales:

Facebook: @conlasbasesllenas

Twitter: @conlasbasesfull

Instagram: @conlasbasesllenas

Lo invitamos a divertirse y hablar de béisbol en nuestro

Podcast «Con Las Bases Llenas», no se lo pueden perder!

Imágenes utilizadas son autorizadas a reutilizar

 

 

Queremos saber tu comentario