Beisbol del Ayer

Los Yankees y su mejor contratación…El caballo pelotero

Por Raúl Ramos (Twitter: @RamosRauli)

Paramus, NJ — “La música es vida, un sentimiento que te sube por los pies hasta llegar a la cabeza, quedándose a vivir contigo en el corazón”.

El “Walk up song”, es la canción que se escucha en las bocinas de los estadios de beisbol antes de un pelotero ir a batear, esta se ha convertido en in ritual muy importante para los peloteros antes de enfrentar a los lanzadores.  Todos los peloteros tienen su canción favorita, la que los prepara mentalmente a la hora de consumer un turno al bate.

Se dice que la tradición comenzó a principios de los años 70s, cuando la organista de los Chicago White Sox tocaba melodías antes de que los peloteros fueran a batear.

Hoy en día se puede escuchar salsa, rock, rap y hasta merengue a la hora de un pelotero consumir su turno al bate. 

En los años 50s, durante la oleada puertorriqueña en New York, el comediante puertorriqueño Yoyo Boing junto al productor Paquito Cordero se presentaban en el Teatro Puerto Rico, localizado en el Bronx.  En el medio del show, Boing hacia una veintena de cuentos entre ellos el chiste sobre un caballo pelotero. Luego de una presentación, la leyenda musical Bobby Capó le dijo a Boing, que le gustaría ponerle música a ese cuento y el resto fue historia.

En los años 60s Bobby Capó compuso el tema “El Caballo Pelotero”, siendo el Gran Combo de Puerto Rico el que la hiciera famosa en el 1965.

La canción popular cuenta la historia de un caballo que fue contratado por los Yankees de Nueva York y el resultado de cuando el protagonista fue a batear en su momento culminante.

Letra de la canción:

 

“La noticia se regó
De que un caballo caballo ballo
Jugaba beisbol, jugaba beisbol

 Cuando jugaba beisbol
Aquel caballo caballo ballo
La bola botó, la bola botó

 Los Yanquis tenían aprietos
Aunque aquel era caballo
Y los Yanquis eran burros
Leyeron el reglamento
Y con mucho disimulo
Llamaron al caballo ballo

 Caballo ballo
y el caballo llegó, y el caballo llegó”

 

La canción es una muy pegajosa, amena y graciosa.  Una melodía que sabe a beisbol, una que se te sube por los pies y se te queda en el corazón.

Me pregunto ¿Existirá algún pelotero que camine al son del Caballo pelotero? Si lo sabe no dude en compartirlo.

¿Quiere escuchar noticias de los Yankees, entrevistas y todo lo relacionado con el equipo? Siga nuestro podcast: “La Semana de los Bombarderos”, para escucharlo entre aqui

Imágenes utilizadas son autorizadas a reutilizar de manera comercial.

Si aún no se ha suscrito a nuestro blog lo puede hacer aquí: https://conlasbasesllenas.com/ solo tiene que poner su email a la derecha y luego dar clic en suscríbete. También lo invitamos a seguirnos en las redes sociales:

Twitter: https://twitter.com/ConLasBasesFull

Instagram: https://www.instagram.com/conlasbasesllenas/?hl=en

No se puede perder nuestro programa ‘’Con las Bases Llenas’’ en Podcast. Lo invitamos a divertirse y hablar de béisbol aquí: https://www.spreaker.com/conlasbasesllenas

Y por último seguir nuestro programa de Youtube: Que pasa MLB en nuestro canal: https://www.youtube.com/channel/UC2eZlvZJXVZ5FAtxd_oeeOg





Loading…

Anuncios
Raul Ramos
Nació en Puerto Rico, pero de raíces cubanas, Raúl descubrió el amor al beisbol gracias a su padre. Tuvo el privilegio de ser instruido en las pequeñas ligas por Juan y Félix Guilbe, ex jugadores de las Ligas Negras y leyendas de los Leones de Ponce. Comenzó su carrera en el fotoperiodismo en el 1996, siendo el fotógrafo oficial del equipo de beisbol de los Leones de Ponce durante las temporadas del 1997 al 1999. Se graduó de la Universidad Interamericana de Puerto Rico en el 1999. En el año 2000, se muda al estado de New Jersey donde continuó trabajando el fotoperiodismo deportivo en su tiempo libre. Se unió al equipo de Con las Bases Llenas en septiembre del 2018. Publicó la biografía del astro puertorriqueño Francisco “Pancho” Coímbre, Los Bates Grandes se Respetan, en enero del 2019. Actualmente es el presidente de la Fundación “Pancho” Coímbre con sede en Ponce, Puerto Rico.

Queremos saber tu comentario