Cerveceros pierden el comodìn
Lo más leído Noticias MLB

LOS CERVECEROS PIERDEN EL COMODÍN TRAS UN FATÍDICO OCTAVO INNING

Lo que comenzó  con bombos y platillos para los Cerveceros, en el octavo episodio todo terminó siendo una pesadilla. Después de que Max Scherzer recibió cuadrangulares de Yasmani Grandal y Eric Thames, con la brillante actuación de Brandon Woodruff, Milwaukee se encaminaba a la gloria.

Scherzer de todas formas dominó a gran parte de los bateadores contrarios. Solo dos rectas en el medio del plato fueron la contradicción del derecho. Sin embargo, su slider se mantuvo imponente durante cinco entradas completas. El campocorto Trea Turner  llegó a descontar en el tercer capítulo ante la también poderosa recta de Woodruff.

¿El villano Josh Hader o la polémica del bate?

Hader se ha caracterizado toda la temporada por ser un pitcher dominante pero al mismo tiempo descontrolado en ocasiones por la velocidad bruta de sus lanzamientos. No se esperaba de todas formas que precisamente en esta oportunidad, su velocidad jugaría en vano.

Principalmente, luego de un horrible lanzamiento que parecía por un instante  impactar contra Robles, el mismo terminó ponchado. De todas formas, la polémica llegaría cuando Michael Taylor fue a la primera base tras un supuesto pelotazo. Sin embargo, revisando el sistema de videoarbitraje, se aprecia el momento cuando la bola pega contra el mango del madero, aún así, el árbitro regaló la primera almohadilla al rápido emergente.

Y vinieron los problemas

Hader parecía tener todo bajo control, luego de ello ponchó a Turner para ponerse a cuatro outs de la postemporada, hasta que llegó Zimmerman. El también bateador emergente dejó una bala fría al bajo jardín central para llevar a Taylor a la antesala.

Luego el respeto por el posible MVP del viejo circuito, Anthony Rendon también se hizo presente. El tercera base recibió la base por bolas y la cerveza estaba a punto desbordarse en Washington.

Momento para el olvido

Un indiscutible «chico estrella» se hizo notar. Juan Soto descargó toda su habilidad hacia el jardín derecho, que sumando el error del sustituto de Christian Yelich, Trent Grisham, al no tomar en el primer momento la bola, los Nacionales pudieron vaciar las bases y darle vuelta al compromiso. Si, el chico de 20 años era el héroe de un conjunto que en sus 50 años de historia, jamás han ganado una Serie Mundial.

Digno de aplaudir

De esta forma se despide una vez más el elenco cervecero que tampoco ha tenido suerte a la hora de capitalizar sus cometidos. Cabe destacar que aunque no llegaron a la Serie Divisional, la clasificación al comodín es de resaltar para un equipo que perdió a su mejor estrella y salió de piezas importantes en la temporada de cambios.

 

https://platform.twitter.com/widgets.js

 

https://platform.twitter.com/widgets.js

 

Queremos saber tu comentario