Gerrit Cole, lanzador de los Astros
Noticias MLB

La metamorfosis de Gerrit Cole

En su caminar se denota seguridad, solidez. Siempre anda con el mentón levantado, dando pasos firmes, con un brillo en sus ojos que confirman esa seguridad con la que ha avanzado a lo largo de la temporada 2019. Gerrit Cole sufrió una metamorfosis. Se convirtió en un lanzador imbateable, difícil, que obliga a sus rivales a romper bates por la frustración o a mover la cabeza en forma de negación, con un grito ahogado en su garganta.

Pero ese caminar no siempre fue tan sólido y lleno de confianza. En sus cinco años con los Piratas tuvo más momentos amargos que dulces. El 2014, 2016 y 2017 fueron temporadas en las que su brillo parecía opacarse, su brazo no se veía consistente ni sólido. Parecía marchitarse. Le veían la bola con facilidad, le bateaban con solidez y firmeza. En esos años sus promedios fueron de 3.65, 3.88 y 4.26, respectivamente. Y tuvo WHIP de 1.21, 1.44 y 1.25.

En 2013, los Piratas les enseñaban a sus pitchers a lanzar para que les hicieran contacto, que por lo general hacían a la pelota rodar por el infield. Siempre en juego, para hacer una menor cantidad de lanzamientos. No obstante, los ponches tienen el beneficio de evitar que el bateador le pegue a la bola y genere largos tiempos de suspenso y desconsierto. Cualidad que se ha vuelto cada vez más importantes a medida que los niveles de jonrones han aumentado.

Su llegada a los Astros

Con esa idea en la cabeza llegó a Houston. En la mente de muchos había más dudas que certezas, menos en la cabeza de Brent Storm, coach de lanzadores de los Astros. Con él se sentó Cole y todo el staff. Fue una reunión en la primavera de 2018. Fundamental para su evolución como lanzador. Allí describieron cómo creían que podría ser un lanzador más dominante. Ayudados por mapas de calor, datos y videos, los funcionarios del equipo explicaron que gran parte de su plan dependía de su bola rápida.

Esa bola de cuatro costuras del lanzador nacido Newport Beach, California, era más difícil de alcanzar en la parte alta de la zona de strike. Le recomendaron que no lanzara con tanta frecuencia bola rápida de dos costuras, que generalmente ubicaba abajo en la zona para tratar de generar roletazos. Hizo caso. El porcentaje en el que realizó este tipo de lanzamiento fue notable, y además subió el nivel de sus pitcheos en recta, lo que obligó a que muchos bateadores hicieran swing constantemente.

A lo largo de la temporada, obligó a que los bateadores encontraran la brisa en 220 ocasiones cuando lanzó su bola rápida en la parte superior de la zona de strike, que fue la mayor cantidad de la era de Statcast. Además, otra mejora que tuvo ese lanzamiento de cuatro costuras fue que aumentó la velocidad de giro, lo que genera mayor movimiento en la pelota.

En diálogo con el periodista Travis Sawchik, Gerrit Cole explicó que Verlander le había enseñado cómo obtener más rotación en su bola rápida. «Lo que ha elevado su punto de liberación vertical, y el eje de giro de su bola rápida ha cambiado ligeramente de 222 grados en 2017 a 216 grados con los Astros», explicó Sawchik.

“Yo no me había adentrado en todo este ámbito antes. Así que supongo que me sorprendió saber que era casi posible pronosticar incluso cómo sería un lanzamiento contra el resto de la liga”, destacó el lanzador.

Gerrit Cole lleva una postemporada impecable. Contra Tampa Bay fue fundamental para que los Astros de Houston evitaran una sorpresa y ahora contra los Yankees de Nueva York puso orden, maniató a una ofensiva poderosa y peligrosa y le dio ventaja a los Astros en la Serie por el Campeonato de la Liga Americana. Tres victorias, sin derrotas y una efectividad de 0.00, los números de este lanzador, que no pierde un juego desde mayo, apuntan a que será uno de los mejores pagos en la gran carpa.

Jesús Miguel de la Hoz Saavedra

Twitter: @J_Delahoz

One Reply to “La metamorfosis de Gerrit Cole

  1. Pingback: My Homepage

Queremos saber tu comentario