Jim Abbott tiró un no hitter en Grandes Ligas.
Figuras historicas Noticias de los Yankees Noticias MLB

Jim Abbott y el «no hit no run» más épico de la historia

El nombre de Jim Abbott está guardado en la memoria de los amantes del béisbol de los años 90s, acompañado de palabras como disciplina, superación y esfuerzo, por mencionar algunas.

La razón es obvia, «El Capitán Hook» es todavía a día de hoy, el protagonista de una de esas historias inspiradoras del deporte y la vida que nos demuestran que todo es posible si se persevera.

Con tesón desde niño:

James Anthony Abbott nació en Flint, Michigan, el 19 de septiembre de 1967, con una malformación congénita que le dio un brazo derecho claramente inferior en desarrollo respecto del izquierdo.

No obstante, esto no le fue impedimento a un chico que desde que tuvo uso de razón quiso dedicar por entero su vida a los deportes, especialmente al de las bolas y los strikes.

Por esa razón, desde la prematura edad de cinco años el pequeño «Jim» comenzó a entrenar bajo la tutoría de su padre un montón de horas diarias para vencer su discapacidad.

Con una pelota de goma y un guante, trabajó por años la mecánica de pitchear (el wind-up). El procedimiento era el siguiente: acuñaba un guante para diestro (de esos que se ponen en la mano izquierda) en su subdesarrollado brazo derecho, estrellaba la bola contra la pared y rápidamente se enguantaba la mano zurda para fildear.

Jim Abbott no prestó atención a su discapacidad y logró hacerse un beisbolista profesional.
«El Capitán Hook» rompió los estereotipos durante toda su vida. Foto: www.elitesportsny.com

Posteriormente, volvía a acuñar el guante donde mismo lo había hecho al inicio y sacaba con velocidad la pelota con su única mano útil, para quedar preparado en caso de que hubiera una acción posterior que le solicitara lanzar a una base.

Haciendo esto por años, Abbott perfeccionó y sincronizó estos movimientos, por lo que ya en su adolescencia los hacía con suma naturalidad.

Tanto así, que llegó a afirmar que esto era para él tan sencillo como sería para una persona común atarse las agujetas de los zapatos.

Un atleta colosal:

En la secundaria Abbott practicó fútbol americano, baloncesto y béisbol. Sin embargo, prefirió dedicarse por completo a este último, y sus hitos no se hicieron esperar.

Ganó varios premios individuales tanto de pitcheo como de bateo, al tiempo que dejó para la historia una increíble hazaña: haber lanzado cuatro juegos sin hits ni carreras durante el bachillerato.

Una vez que abandonó los liceos, decidió alistarse en los Michigan Wolverines para continuar su carrera en la NCAA. Ahí, no le pudo ir mejor, dejando registro de 26-3 y efectividad de 3.03.

En 1987, fue el abanderado de la selección de USA que compitió en los Juegos Panamericanos de Indianápolis y logró la medalla de plata en esa competencia.

Un año más tarde, asistió con los Estados Unidos a los Juegos Olímpicos de Seúl 1988 y se colgó la medalla dorada, siendo además la gran figura del partido final al lanzar las nueve entradas completas en el triunfo contra Japón, 5 carreras sobre 3.

Incursión en la MLB:

Después de haber tocado techo en el circuito universitario, estaba claro que su próximo paso debía ser el de firmar por un equipo de las mayores. Aun así, pocos conjuntos confiaban en él por su discapacidad y lo máximo que le ofrecían era lanzar en Doble A.

Fueron los Angelinos de California quienes le ofrecieron lanzar en Triple A con previa invitación al campo de entrenamientos. Jim aceptó esta oferta y no solo eso, logró hacer el equipo profesional en el Spring Training de 1989.

Jim Abbott venció las vicisitudes y se consagró como lanzador en las mayores.
Jim Abbott llegó a la MLB de la mano de los Angels. Foto: www.baseballamerica.com

En esa misma campaña fue quinto en la votación al «Novato del año», y dos años después tercero en las papeletas al premio Cy Young con foja de 18-11, 2.89 puntos de promedio de pitcheo y 158 ponches propinados.

Cabe destacar que en esa campaña de 1991, el ganador del Cy Young fue Roger Clemens (posiblemente el mejor lanzador de la historia de las Grandes Ligas).

Se convirtió en leyenda:

El sábado 4 de septiembre de 1993, ocurrió un hecho que convirtió a Jim Abbott, en una leyenda viva para el resto de su vida, y puede que incluso, para la eternidad.

Lanzando para los Yankees de Nueva York, «El Capitán Hook» se subió a la lomita del antiguo Yankee Stadium para enfrentar a unos temibles Indios de Cleveland, que tenían para ese momento en su line up, hombres de la talla de Jim Thome, Kenny Lofton y Manny Ramírez.

Uno a uno Abbott fue retirando a sus rivales sin permitir imparables ni anotaciones, y cuando en la novena entrada le tocó enfrentar al puertorriqueño Carlos Baerga con dos outs en la pizarra, estaba a nada de concretar el no hitter más épico de la historia de la MLB.

El boricua terminó bateando un rodado al shortstop, la bola fue capturada por Randy Velarde, quien lanzó a la inicial y en el mascotín del capitán de los Bombarderos, Don Mattingly, se cerró una de las anécdotas más bonitas de la historia del deporte en general.

Sí, aquel niño discapacitado que asistía a la primaria con una prótesis de cristal en su brazo derecho que terminaba en gancho (por eso el apodo de Capitán Hook), había lanzado un juego sin inatrapables ni anotaciones para los gloriosos Yankees de Nueva York.

Su legado perdurará:

Jim Abbott terminó su carrera en 1999. Después de estar en el Bronx, pasó por los Medias Blancas de Chicago, volvió a los Angelinos y finalizó su estadía en las mayores vistiendo el uniforme de los Cerveceros de Milwaukee.

Acumuló un total de diez temporadas en la mejor pelota del mundo, ganó más de ochenta encuentros y lanzó un «no hit no run«, pero eso es cuestión de estadística.

Lo que verdaderamente quedará en la memoria de quienes tuvieron la dicha de verlo lanzar, es la increíble perseverancia y constancia de un hombre al que ni siquiera la naturaleza pudo alejarle de su sueño de la infancia.

Como regalo, y para que conozcas más acerca de historias como esta, te compartimos nuestro documental sobre peloteros discapacitados:

 

Vídeos cortesía de los canales de YouTube: Qué pasa MLB y MLB.

Por: Carlos Guerrero 

Beat Writer (Escritor oficial) de: @raysbaseball @raysbeisbol

Sígueme en:

Instagram: @CAG90Minutos

Twitter: @CAG90Minutos

Los mejores implementos para jugar al «Rey de los Deportes» los tiene:


Transmisiones en vivo de todos los juegos de la temporada del MLB sólo en ESPN+. ¡Empieza tu prueba gratuita de 7 días hoy!

¿Quieres saber más sobre las ultimas noticias del mundo del Béisbol?

Para entrevistas y todo lo relacionado con los Yankees, siga nuestro podcast:
La Semana de los Bombarderos

Si aún no se ha suscrito a nuestro blog lo puede hacer aquí:
Suscríbete al blog por correo electrónico

También lo invitamos a seguirnos en las redes sociales:

Facebook: @conlasbasesllenas

Twitter: @conlasbasesfull

Instagram: @conlasbasesllenas

Lo invitamos a divertirse y hablar de béisbol en nuestro

Podcast «Con Las Bases Llenas», no se lo pueden perder!

Y por último seguir nuestro programa de Youtube:
Que pasa MLB

Imágenes utilizadas son autorizadas a reutilizar.

Carlos Guerrero
Soy licenciado en comunicación social mención audiovisual. Egresé de la Universidad Rafael Belloso Chacín del estado Zulia, Venezuela, en 2017. Actualmente me desempeño como redactor en "Con Las Bases Llenas LLC" y soy Beat Writer (Escritor oficial) de los Tampa Bay Rays en dicho sitio. Mi pasión es el deporte y mi pasatiempo preferido la lectura.

Queremos saber tu comentario