fbpx

Hace 35 años Don Heinkel hizo algo que hoy sería imposible

La historia del béisbol es rica y sorprendente. Y cuando uno la revisa se entera de lo que hizo Don Heinkel hace 35 años, podemos evidenciar plenamente, que eso hoy sería impensable, totalmente imposible.

Un deporte que ha evolucionado:

Mucha gente dice que no le gusta el béisbol porque, según ellos, es un deporte aburrido. Nada más alejado de la realidad. Este deporte, para bien o para mal, ha cambiado mucho.

Nadie se imaginó que un juego de Serie Mundial se enfrentaría sólo con relevistas. Y ni hablar de las formaciones defensivas especiales, ya ese sería otro tema.

En fin, antes se hacían muchas cosas que ahora no podremos volver a presenciar ni en nuestros más esperanzadores sueños.

Una apertura que se extendió sólo un poco más de lo normal:

Para el domingo 11 de noviembre de 1984, Don Heinkel era un prospecto de 24 años, perteneciente a los Tigres de Detroit. Había venido a Venezuela, contratado como uno de los importados de los Leones del Caracas.

Ese día le tocó realizar una de las aperturas que más llama la atención de la fanaticada venezolana: enfrentar a los Navegantes del Magallanes, sus eternos rivales. Por ellos lanzaría Mike Anderson. Lo que no se imaginaba Heinkel era lo que iba a pasar con él desde el morrito del Estadio Universitario de Caracas, la cueva melenuda.

El juego comenzó sin mayores novedades. Sacó los cuatro primeros innings en blanco, hasta que en el quinto, los magallaneros le hicieron una carrera, la única que recibió. Los Leones respondieron en la siguiente entrada, empatando el juego a 1.

Pero Heinkel no se detuvo. Siguió adelante y sacando ceros. Ninguno de los dos equipos volvió a reaccionar, por lo que el juego se fue a entradas extra. Y Heinkel seguía sin detenerse…

Anderson lanzó hasta el décimo inning, cuando el relevo fue en su rescate. Pero el 45 del Caracas continuó lanzando y sacando más ceros, al tiempo que las ofensivas de ambos equipos se mantenían aplacadas.

Heinkel lanzó hasta el inning 14. Le dieron sólo 4 hits y ponchó a 2, aunque regaló 8 pasaportes. Hizo un total de 184 envíos hacia el home. Un verdadero brazo de hierro del que hizo gala en esa tarde. Pero ya no podía más, tuvo que venir Bill Fultz a relevarlo, había dado todo de sí.

En el inning 15 Magallanes hizo un par de carreras ante Fultz para irse arriba 3 a 1. Lo que no esperaban los bucaneros era la sorpresiva reacción de los Leones, quienes con 3 carreras en el final de la 15ta entrada, se llevaron la victoria 4 carreras por 3.

Lo triste es que Heinkel, tras una labor extraordinariamente buena y larga, se fue sin decisión. Su único relevista fue quien se llevó la victoria.

El tiempo y sus efectos:

En esta época es cada vez menor la cantidad de lanzadores que son llevados a completar un juego. Hacer 100 envíos en un juego ya no es tan común. Que un abridor llegue a una décima entrada sería algo en extremo sorprendente.

Los factores que influyen en que éste tipo de cosas ya no se vean son bastante diversos. Y eso incluye a las Grandes Ligas, al béisbol del Caribe y del mundo en general.

Pero, aún así, eso no le ha estado emoción a este muy interesante y maravilloso deporte.

Por: Juan Carlos Cabrera Torres
Twitter: @lcdojuancabrera
Instagram: @juancabreraemp

No pierdas la oportunidad de suscribirte a ESPN+ a través de nuestra página y comienza a disfrutar de todos los deportes a toda hora y por un precio más barato que un almuerzo, sigue el enlace:

¿Quieres saber más sobre las últimas noticias del mundo del Béisbol?

Si aún no se ha suscrito a nuestro blog lo puede hacer aquí:
Suscríbete al blog por correo electrónico

También lo invitamos a seguirnos en las redes sociales:

Facebook: @conlasbasesllenas

Twitter: @conlasbasesfull

Instagram: @conlasbasesllenas

Lo invitamos a divertirse y hablar de béisbol en nuestro

Podcast «Con Las Bases Llenas», no se lo pueden perder!

Y por último seguir nuestro programa de Youtube:
Que pasa MLB

Imágenes utilizadas son autorizadas a reutilizar

About Author

Queremos saber tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas