fbpx

Gracias a las proezas de Shohei Ohtani, podemos recordar lo grande que fue Martin Dihigo

En momentos en que el pelotero nipón Shohei Ohtani está logrando cosas formidables en el mejor beisbol del mundo, no podemos dejar pasar el legado de “El Maestro”, el inmortal, Martin Dihigo.

Ohatni ha dejado a todos boquiabiertos liderando las Grandes Ligas en cuadrangulares cuando funge como bateador designado y en el departamento de efectividad cuando funge como lanzador, algo inaudito en el beisbol moderno.

Las proezas de Ohtani reviven el legado de Martin Dihigo en el terreno de juego

El Maestro

Martin Dihigo es sin duda el pelotero más completo que haya jugado beisbol organizado. Su habilidad era tal, que podía jugar todas las nueve posiciones con gran maestría, pero declinaba jugar la receptoría, ya que entendía que, si lo hacía, el hacerlo le acortaría su carrera como pelotero.

Su conocimiento era tanto que, por lo general, era el mánager de la novena donde jugaba.

Desde el montículo como lanzador, consiguió 101 victorias contra 67 derrotas en el beisbol de las Ligas Negras y México. Como bateador El Maestro tuvo un promedio de por vida de .312, bateando 1031 hits en 940 juegos registrados.

Su grandeza como lanzador la validó en 1938 al ganar la triple corona mexicana. Ganó en 18 ocasiones, ponchando 184 con una efectividad de 0.90 carreras limpias por juego, certificando su grandeza.

Dihigo trascendió mas allá del terreno

Dihigo se hizo masón en Cuba y gracias a su acción, fundó con su propio dinero e impulsó el ajefismo en México. El ajefismo es dirigido a jóvenes adolescentes entre los 14 a 21 años. Su labor es inculcar valores y buenos principios en la juventud.  Estas logias son conocidas en Puerto Rico como Acacistas o la orden de DeMolay en Estados Unidos

Un líder

De jugador fue uno de los fundadores de la asociación de peloteros cubanos y después de su retiro se destacó al escribir una columna en el periódico el Pan de Matanzas.

Dihigo fue electo al Salón de la Fama de Cooperstwon, New York en 1977.

 

Escrito por Raúl Ramos. Twitter: @ramosrauli 

Siga toda la acción en LasMayores.com la página oficial de Las Grandes Ligas de Béisbol

¿Quieres saber más sobre las ultimas noticias del mundo del Béisbol?

Te invitamos a seguirnos en nuestro canal de Youtube:
Que pasa MLB

Para entrevistas y todo lo relacionado con los Yankees, siga nuestro podcast:
La Semana de los Bombarderos

Si aún no se ha suscrito a nuestro blog lo puede hacer aquí:
Suscríbete al blog por correo electrónico

También lo invitamos a seguirnos en las redes sociales:

Facebook e Instagram: @conlasbasesllenas

Twitter: @conlasbasesfull

About Author

Nació en Puerto Rico, pero de raíces cubanas, Raúl descubrió el amor al beisbol gracias a su padre. Tuvo el privilegio de ser instruido en las pequeñas ligas por Juan y Félix Guilbe, ex jugadores de las Ligas Negras y leyendas de los Leones de Ponce. Comenzó su carrera en el fotoperiodismo en el 1996, siendo el fotógrafo oficial del equipo de beisbol de los Leones de Ponce durante las temporadas del 1997 al 1999. Se graduó de la Universidad Interamericana de Puerto Rico en el 1999. En el año 2000, se muda al estado de New Jersey donde continuó trabajando el fotoperiodismo deportivo en su tiempo libre. Se unió al equipo de Con las Bases Llenas en septiembre del 2018. Publicó la biografía del astro puertorriqueño Francisco “Pancho” Coímbre, Los Bates Grandes se Respetan, en enero del 2019. Actualmente es el presidente de la Fundación “Pancho” Coímbre con sede en Ponce, Puerto Rico.

Queremos saber tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.