fbpx

Fernando Valenzuela, de los Dodgers, acarició un juego perfecto

Lanzar un juego perfecto en las Grandes Ligas es bien complicado de lograr. Lanzar un juego sin hits ni carreras, la tarea es más ardua y laboriosa. Fernando Valenzuela, con los Dodgers, “acarició” lanzar un juego perfecto. Fue un 29 de junio de 1990 ante Los Cardenales de San Luis, pero no lo logró, solamente alcanzó ganar el juego sin hits ni carreras en esa oportunidad 6 a 0.

Hace 30 años, “El Toro” Fernando Valenzuela dio límite a su trabajo para agregar a su hoja profesional un juego sin hits ni carreras y para beneficio de los Dodgers de Los Ángeles.

Valenzuela y su hazaña:

Lanzar un juego sin hits ni carreras ante una franquicia más temibles en la MLB, como son los Cardenales, para Valenzuela, se considera una de las mejores actuaciones en la historia de un pitcher mexicano en las Grandes Ligas al servicio de los Dodgers. Una gran hazaña.

Cabe indicar que, según los registros, para Valenzuela no solo fue su actuación grandiosa con su brazo dominante, sino que también su aporte ofensivo conectando un hits e impulsar una carrera para su causa.

No todo fue perfecto:

No todo fue perfecto ese día, lamentablemente desde el inicio del juego, Kirk Gibsoncometió error sobre elevado de Pedro Guerrero, llegando éste a primera base. Desde ahí todo fue en calma en el transcurso del juego sin daño.

Después de eso, no hubo más libertad alguna en el partido. Hasta la 7ma entrada cuando Valenzuela se metió a problemas concediendo par de bases por bolas, a Pedro Guerrero y a Todd Zeile, que no avanzaron más.

Se despiertan las ansiedades:

El nervio cayó como un balde de agua fría a los aficionados, despertando sus ansiedades, Valenzuela concedió un boleto en la 9na entrada, con un outs, y los corazones de los aficionados que estaban en el Dodgers Stadium, sin duda que se pusieron a latir más fuertes, era contagiante el nerviosismo.

Todo parecía que se iba al abismo cuando un batazo fuerte sobre el montículo que llevaba malas intenciones de meterse al jardín central, Fernando Valenzuela logra desviar hacia la segunda base, en donde apareció como un fantasma Juan Samuel, tomo la pelota, tocó la segunda base, dobló a primera acabando toda aspiración, con una doble matanza.

Sin duda, el béisbol es un deporte lleno de emociones, y Fernando Valenzuela ese día había conseguido “acariciar el juego perfecto», no lo logró, pero sí, alcanzó el juego sin hits ni carreras.

————————

Escrito por: Alfredo González | Nicaragua

Pueden seguirme en:

https://www.facebook.com/softbol.pinolero

https://twitter.com/CorrePisa

¿Quieres saber más sobre las ultimas noticias del mundo del Béisbol?

Te invitamos a seguirnos en nuestro canal de Youtube:
Que pasa MLB

Para entrevistas y todo lo relacionado con los Yankees, siga nuestro podcast:
La Semana de los Bombarderos

Si aún no se ha suscrito a nuestro blog lo puede hacer aquí:
Suscríbete al blog por correo electrónico

También lo invitamos a seguirnos en las redes sociales:

Facebook: @conlasbasesllenas

Twitter: @conlasbasesfull

Instagram: @conlasbasesllenas

Lo invitamos a divertirse y hablar de béisbol en nuestro

Podcast «Con Las Bases Llenas», no se lo pueden perder!

Imágenes utilizadas son autorizadas a reutilizar

Queremos saber tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.